¿Se puede mejorar el desempeño de los colaboradores del sector salud?

La crisis sanitaria, causada por el coronavirus SARS-Cov-2, ha puesto a prueba las capacidades y la eficiencia de los colaboradores en hospitales, clínicas, y demás instituciones de salud en el mundo. En un reciente estudio, denominado “In-Kind incentives and health worker perfomance: Experimental evidence from El Salvador”, los autores ponen a prueba una estructura de incentivos (en especies) menos costosa, y de fácil implementación, en comparación a las tradicionales recompensas monetarias, para medir su efecto en el desempeño general de doctores, enfermeras, y demás personal del sistema de salud pública en El Salvador.

Los incentivos consisten en puntos asignados a grupos de trabajo,  mediante el cumplimiento de objetivos específicos. Los puntos son canjeables por bienes relativamente económicos, por ejemplo: computadoras, microondas, aires acondicionados y otros activos que se instalan en el lugar en lugar de trabajo y son compartidos por el grupo en general.

Los resultados del estudio muestran que esta opción logra mejorar los resultados en la calidad de los servicios de salud en varias dimensiones: alcance comunitario, calidad de la atención, puntualidad de la atención y, curiosamente, el comportamiento de los usuarios de los servicios (no solo los colaboradores del sector salud mejoraron su desempeño, sino también mejoró el comportamiento de sus pacientes).

Este tipo de investigaciones ofrecen diversas alternativas que pueden ser consideradas para su implementación. Más aún, en economías con graves problemas de falta de liquidez y escases de recursos, como el Ecuador .

Para leer el trabajo completo, de clic en el siguiente link:

https://publications.iadb.org/en/kind-incentives-and-health-worker-performance-experimental-evidence-el-salvador